La guionista de Loopy Wealthy Asians renuncia al conocer que su compañero iba a cobrar hasta ocho veces más que ella


Desde que el movimiento Time’s Up se pusiera en marcha, parecía que Hollywood iba tomando nota de lo anticuado que estaba. De repente todo salió a la luz: las mujeres necesitaban protección contra los abusos sexuales ejercidos por los hombres que manejaban los hilos de la industria, y debían lograr la igualdad salarial en pleno siglo XXI. Hollywood quedó expuesto: seguía siendo la misma industria machista de los años 20. Pero tras el destape de los escándalos sexuales de Harvey Weinstein, Kevin Spacey y otros, las mujeres fueron destapando la caja de Pandora y la verdad salió a la luz. En menos de lo que canta un gallo, el mundillo del entretenimiento se proclamaba feminista y los cambios comenzaron a notarse.

Se diseñaron las reuniones previas a un rodaje para fomentar lecciones anti-acoso y varias actrices alzaron la voz para conseguir la igualdad salarial con sus compañeros de reparto. Como por ejemplo, Gillian Anderson, a quien querían pagarle menos que a su compañero David Duchovny por su retorno a X-Recordsdata, o Scarlett Johansson que ya cobra un salario a la altura del resto de compañeros en Marvel. Sin embargo, parece que todo esto eran solo pasos de tortuga o logros que solo consiguen estrellas de renombre que pueden cautivar la atención de la prensa y el mundo. Y es que el verdadero cambio todavía es prácticamente inexistente.

Imagen del cartel promocional de Loopy Wealthy Asians

Prueba de ello es la renuncia de la coguionista de Loopy Wealthy Asians, Adele Lim, quien se vio obligada a abandonar el desarrollo de las dos secuelas basadas en otras de las novelas de Kevin Kwan –China Wealthy Girlfriend y Wealthy Folks Issues al conocer que su salario period irrisorio al lado del que iban a pagar a su compañero masculino, Peter Chiarelli.

Esta escritora nacida en Malasia, que lleva varios años haciendo sus pinitos en Hollywood produciendo o escribiendo collection como Xena: la princesa guerrera, One Tree Hill o Sin cita previa, entre otras, fue la coguionista del gran éxito comercial de 2018 que cosechó 215 millones de euros en todo el mundo sobre un presupuesto de 27 millones. Un éxito que aportó la dosis de diversidad asiática que faltaba en Hollywood, haciendo que el resto de los estudios tomaran nota, trayéndonos así películas como Quizás para siempre en Netflix o el próximo héroe asiático de Marvel, Shang-Chi. Adele Lim escribió esta comedia de enredos románticos a lo Cenicienta moderna junto a Chiarelli, aportando su perspectiva como si fuera la “salsa de soja” necesaria en la trama, añadiendo la dosis de autenticidad cultural, como definió ella misma a The Hollywood Reporter.

Pero el mismo medio dio a conocer el pasado miércoles que, según fuentes anónimas, Adele iba a cobrar 100.000€ ($110.000) (y algo más) por su trabajo en las dos secuelas, mientras su compañero haría entre 725.000€ y 907.000€ ($800.000 y un millón). ¿La excusa para semejante diferencia? Según THR podría tratarse de una mera diferencia de currículos: Adele viene de la televisión y Chiarreli escribió otros éxitos de cine como La proposición de Sandra Bullock y Ryan Reynolds.

Tras conocer la diferencia, Chiarelli ofreció dividir su salario para que ambos cobraran lo mismo, pero Adele Lim lo rechazó al sentir que los productores solo la valoraban por aportar dosis asiática a la historia, y no como guionista. Lim agradeció a su compañero, calificándolo de “increíblemente generoso”, pero insistió que su salario “no debería depender de la generosidad de un escritor hombre blanco”. Y qué razón tiene. Su valía debería haber sido recompensada primero, sin verse obligada a aceptar la “generosidad” de un hombre que hará la misma labor que ella.

Si no puedo conseguir que me paguen de forma igualitaria tras Loopy Wealthy Asians, entonces no puedo imaginar cómo será para otra persona dado que el estándar de tu valor depende de establecer cuotas de películas previas, para las que las mujeres de coloration nunca fueron contratadas” dijo.

Recordemos que lo mismo le pasó a Michelle Williams, quien cobró el mínimo estipulado por el sindicato para las tomas nuevas que requería Todo el dinero del mundo, cuando decidieron reemplazar a Kevin Spacey por Christopher Plummer al destaparse su escándalo sexual. Ella cobró 907€ ($1.000), mientras Mark Wahlberg recibió 1.3€ millones ($1.5 millones). Sin embargo, tras la polémica generada por la noticia, el actor donó dicha cifra al movimiento Time’s Up en nombre de Williams.

La excusa del estudio es un insulto para una profesional como Adele. Ya que el hecho de que Peter haya escrito películas de éxito como también Ahora me ves 2 no debería supone un caché tan superior cuando Adele lleva forjándose una carrera con décadas de experiencia. Ahora los productores deberán encontrar una solución para repetir el éxito anterior pero manteniendo la dosis cultural asiática que aportaba Adele Lim. Mientras tanto ella mira hacia adelante, ahora que Disney la fichó como guionista de su nueva película animada, Raya and the final dragon.

¡Bravo por ella!

Para seguir leyendo:

Reese Witherspoon nos da la mejor lección para superar el miedo al rechazo

Roman Polanski cree que su persecución comenzó con el asesinato de Sharon Tate: “La gente que me acusa no me conoce”

Una toma falsa de Toy Story 2 fue eliminada por bromear con el acoso sexual



Source link

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *