Cara a cara, el clásico de John Travolta y Nicolas Cage tendrá remake


Después de arrasar con algunos clásicos de los 80, parece que Hollywood está avanzando a la siguiente década en busca de nuevas inspiraciones para remakes, reboots y secuelas. Y como nos temíamos en un vídeo que les trajimos hace poco, la meca del cine ha decidido recuperar un clásico de 1997 en forma de remake. Se trata de aquel filme de cuto que protagonizaron Nicolas Cage y John Travolta. ¿A que ya saben de cuál hablamos?

Nicolas Cage y John Travolta en Cara a cara (© 1997 Paramount HE. All rights reserved.)

Pues sí. Cara a cara, también conocida como Contracara en Hispanoamérica, tendrá una segunda vida de la mano de Oren Uziel, el guionista de The Cloverfield Paradox, y el productor de la saga Quick & Livid y otros blockbusteres, Neal H. Moritz, según publica Deadline. Y la verdad es que no estamos seguros de cómo tomarnos la noticia.

A estas alturas, los cinéfilos más nostálgicos ya se acostumbraron a la thought de ver sus clásicos favoritos destrozados a través de resucitaciones cinematográficas (caso Soiled Dancing. Robocop, Whole Recall o Level Break, por ejemplo) o renovados con reboots interesantes (La Bella y la Bestia o El planeta de los simios con su propia saga precuela), pero en este caso nos cuesta imaginar cómo van a lograr convencernos con una trama que ya de por sí period absurda y solo funcionaba por contar con dos estrellas a las que el público les perdona todo. Hasta Campo de batalla: la Tierra y Wicker Man, respectivamente.

Si Cara a cara funcionó a finales de los 90 fue precisamente por contar con Nicolas Cage y John Travolta, y por estar dirigida por un genio de la acción como John Woo que ya llevaba más de veinte años triunfando en el género en su China natal. Después de convencer a los followers de Jean-Claude Van Damme con Blanco humano (1993) y jugar a las guerras nucleares junto a Travolta en la poco convincente Damaged Arrow: alarma nuclear (1996), John Woo se asentó en Hollywood con su historia de cambio de rostros entre héroe y villano. Los dos, Travolta y Cage, jugaban ambos papeles en diferentes actos de la trama y todos contentos.

Recordemos que esta película se estrenó en la period del resurgir del género catástrofe y lo imposible estaba a la orden del día. Incluso nos tragamos la thought de que Bruce Willis podía salvar al mundo plantando una bomba en un asteroide. Nos comimos invasiones extraterrestres, desastres naturales y el regreso de Godzilla. ¿Cómo no iba a funcionar que John, un agente del FBI, y Nic, un terrorista sociópata, se intercambiaran de rostro? ¿Cómo no iba funcionar ver a Nicolas Cage sacar toda su locura pero también todo su talento dramático en una misma película? Él, sobre todo, estaba en su salsa.

La trama colocaba a las dos figuras como enemigos eternos después de que un ataque de Castor Troy (Nicolas Cage) se cobrara la vida del hijo del agente Sean Archer (John Travolta). Seis años después consigue capturarlo, pero el terrorista cae en un coma poco después de confesar que existe una bomba plantada en la ciudad que explotará en unos días. Así, el buen agente termina sometiéndose a un trasplante de rostro experimental para plantarse la cara del asesino y así adentrarse en su círculo para conocer los detalles del ataque. Pero cuando Troy despierta sin rostro, consigue que le trasplanten el de su enemigo y así comienza la guerra.

Cara a cara period cursi, exagerada e imposible, pero funcionaba gracias a su equipo. No hay otro actor al que le hubiéramos creído semejante trama absurda que a Travolta y Cage, y no hay director con el que hubiéramos disfrutado igual de momentos tan estrafalarios de acción que John Woo. Este trío podía hacer una película tan extrema y salir exitosos.

El éxito fue instantáneo siendo considerada como la mejor película de John Woo en Hollywood (tampoco hizo muchas por esos lados). Recaudó 245 millones de euros en todo el mundo y fue uno de los grandes éxitos de 1997, además de conseguir el aplauso unánime de la crítica (con una aprobación del 92%, nada menos) y una candidatura a los Oscar a la mejor edición de efectos de sonido. Un éxito redondo.

Pero claro, ¿podría esa misma historia conquistar al público y la crítica ahora, cuando la calidad y oferta es tal que estamos todos más exigentes? Si fuera John Travolta y Nicolas Cage de nuevo, seguramente que sí. Incluso si fueran Sylvester Stallone o Arnold Schwarzenegger como estaba planificado en los orígenes del proyecto en los 90, solo por ser figuras tan clásicas de la period y a las que también, podemos perdonarles lo que sea. ¿Pero podrán otros dos actores hacernos creer semejante historia imposible y salir tan airosos en el intento? Que nos perdonen, pero lo ponemos en duda.

Para seguir leyendo:

Nicolas Cage se sincera: cobras, dinosaurios, mitología y su influencia en Johnny Depp

¿Es ‘Dirty Dancing’ el gran clásico de los 80? Netflix la añade a su catálogo y los usuarios deliran de la emoción

‘Orgullo y prejuicio’ tendría la escena sin sexo más sexy del cine, según las redes

Brendan Fraser reaparece muy cambiado y afirma que quiere retomar su papel en La momia

Rebecca De Mornay, la villana de ‘La mano que mece la cuna’ que perdió su lugar en Hollywood al llegar a los 40



Source link

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *