Rosario Dawson no estaba dispuesta a darle ‘ni la hora’ a Cory Booker tras conocerse


El noviazgo recién confirmado entre la actriz Rosario Dawson y el senador por el estado de Nueva Jersey Cory Booker ha generado una inmensa expectación tanto en el mundo del entretenimiento como en la escena política estadounidense.

Aunque es una posibilidad bastante remota, ya que antes él tendría que conseguir la nominación de los demócratas de cara a las elecciones de 2020 para la que ya ha presentado su candidatura y derrotar después al precise presidente Donald Trump, la thought de que pudiera llegar a celebrarse una boda -la suya- en la Casa Blanca ha colocado una presión adicional sobre su relación sentimental.

De ahí que en casi todas sus entrevistas, da igual si son en el marco de un talk-show como el de Ellen DeGeneres o en su último encuentro con sus potenciales votantes organizado por CNN en Orangeburg (Carolina del Sur), Corey Booker se haya enfrentado sin pudor a preguntas acerca de la intérprete de ‘Daredevil’ y en concreto sus planes de futuro.

Una vez más, él se ha mostrado cauto a la hora de hablar de un posible compromiso y ha optado en su lugar por desviar la atención hacia las muchas cualidades de Rosario, como su intenso activismo político y humanitario que, por otra parte, harían de ella una gran primera dama.

“Tengo una novia maravillosa, es sencillamente increíble. Y tengo mucha esperanzas [puestas en esta relación]… al igual que mi madre”, ha bromeado. “Tengo mucha suerte de mantener una relación con una persona única, y más importante, que me ha enseñado tanto en tan poco tiempo”.

En vista de que no conseguiría cerrar el tema con ese par de generalidades, Booker decidió compartir durante su intervención una anécdota divertida sobre la absoluta falta de interés que mostró la actriz por él en su primer encuentro durante un evento de recaudación de fondos. En sus propias palabras, ella no estaba dispuesta a darle ni la hora, mucho menos su número de teléfono.

“Cuando volvimos a coincidir en la siguiente ocasión tuve una de esas experiencias realmente embarazosas. Soy un senador de los Estados Unidos y aun así necesité reunir el valor necesario para acercarme a ella y pedirle su número. Nada de esto consigue ponerme nervioso, pero hablar con ella sí lo consiguió”, ha recordado, aunque evidentemente al last Rosario cambió de opinión y decidió darle una oportunidad.



Supply hyperlink

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *