غير مصنف

Diez famosas que han superado desórdenes alimenticios

 

Ansiedad, falta de autoestima, infancias infelices, búsqueda de la perfección… Muchos pueden ser los motivos de origen de los denominados desórdenes alimenticios como la bulimia o la anorexia. Además de localizar la raíz del problema, es esencial encontrar la mejor manera de solucionarlo. Por eso Nieves Álvarez protagonizó una campaña publicitaria del Ministerio de Sanidad en 2003 cuyo eslogan era: “Si necesitas ayuda, pídela. Yo lo hice”. La modelo ya había narrado su experiencia en el libro Yo vencí la anorexia, editado por Libros de Hoy en 2001, un estremecedor relato vital de una mujer que llegó a pesar 42 kilos y estuvo a punto de morir. Y, al contrario de lo que pudiera parecer a primera vista, su profesión, lejos de ser la causa, se convirtió en la mejor de las terapias. La presentadora del programa de TVE Flash Moda no es la única española que ha dado la cara: también la cantante murciana Ruth Lorenzo admitía haberlo pasado muy mal en el programa Viajando con Chester presentado por Pepa Bueno: “Soy y estoy enferma, es como el que es alcohólico o tiene una drogadicción. Yo siempre voy a ser así. Tengo que ser muy consciente de los bajones que te dan, porque pasas por altibajos y momentos de flaqueza”, confesaba en 2015 la que fuera nuestra representante en Eurovisión un año antes.

Los desórdenes alimenticios afectan por igual a hombres o mujeres. De ello han dejado testimonio cantantes como Zayn Malik, quien fuera miembro del grupo One Direction y acaba de lanzar su nuevo disco, Icarus Falls; Elton John, quien compartió esta circunstancia con su gran amiga Lady Di; o actores como Russell Brand, ex de Katy Perry; Billy Bob Thornton, exmarido de Angelina Jolie; o Dennis Quaid. En esta ocasión, vamos a recordar a diez mujeres que han sido un ejemplo de superación.

1. Victoria Beckham
Learning to Fly (Aprendiendo a volar), la autobiografía publicada por la diseñadora en 2001, desveló que había padecido bulimia y anorexia, por lo que llegó a estar obsesionada con su aspecto físico: “En el gimnasio, en lugar de controlar mi postura o mi posición, estaba más pendiente de mi trasero o de comprobar si mi papada se hacía más pequeña”, confesaba. En enero de 2017, la que fuera cantante de las Spice Girls (ella no participa en la gira que están preparando), publicaba en Vogue una carta dirigida a la persona que ella fue cuando tenía 18 años, en la que abordaba esta misma cuestión. En esta ocasión, de una manera más alusiva, admitiendo que se había sometido a diversas dietas de moda, además de desvelar que también había sido sufrido acoso escolar.

2. Ke$ha
Al igual que Victoria Beckham, la cantante también hizo ese ejercicio de escribir una carta retroactiva a quien ella fue cuando tenía 18 años. Narraba con crudeza las dificultades que había atravesado: “Tengo buenas y malas noticias, así que como sé que eres muy impaciente empezaremos con las buenas. ¡Lo has superado! Y gracias a Dios, porque el mejor plan B que se nos ocurrió fue ser camarera y pronto descubrimos que no era nuestro fuerte. La mala noticia es que casi te matas en el camino hacia el éxito, alimentado por el miedo al fracaso, a causa de una gran ansiedad e inseguridad. Sufrirás una severa bulimia y anorexia, y cuanto más empeore tu enfermedad, más elogios recibirás de la gente de la industria. Y esto estropeará tu cabeza, porque cuando estás tratando de vivir conforme a unas expectativas nada realistas, nunca tienes suficiente, no importa lo que hagas”, manifestaba en agosto de 2017, tres años después de haber pasado un período internada en una clínica de rehabilitación, que aprovechó también para componer y seguir adelante con su carrera.

3. Christina Ricci
La actriz, que se hizo mundialmente famosa por interpretar a Miércoles en la versión cinematográfica de La familia Addams, confesó en 2010 que había sufrido anorexia hasta los 16 años y que su recuperación comenzó cuando fue consciente de que podía acabar internada en un hospital. “Yo tuve suerte porque solo lo sufrí durante un año y medio más o menos, porque me pusieron en terapia muy pronto y pude superarlo”, declaraba en el programa de televisión The Talk, emitido por la cadena estadounidense CBS en enero de 2012: “La pubertad es una situación extraña, pues te conviertes en una mujer y todo el mundo empieza a mirarte. Especialmente cuando estás probándote ropa para una película y la gente te juzga por cómo te sienta, así que te sientes muy incómoda y no quieres que nadie te critique”, añadió la actriz que, además, dio un consejo a las personas que descubrieran algún síntoma. “Si sientes que te estás empezando a obsesionar con tu aspecto, necesitas algún tipo de terapia de inmediato, porque puede llegar a crecer y convertirse en algo que no puedas controlar”.

4. Victoria de Suecia
Con motivo de su 40 cumpleaños, la heredera del trono sueco concedió una entrevista para un documental en el que habló del infierno personal que atravesó en su juventud. Una realidad que la propia Casa Real tuvo que admitir mediante un comunicado emitido en 1997 después de que trascendieran unas imágenes que mostraban a la princesa alarmantemente delgada. “Necesitaba solucionar las cosas y recuperar mi equilibrio de nuevo. Aprender a conocerme una vez más y descubrir dónde estaban mis límites, no estar presionándome constantemente”, admitía dos décadas más tarde, convertida ya en una feliz madre de familia junto al ahora príncipe Daniel, entonces un anónimo preparador físico que respondía al nombre de Daniel Westling y que fue crucial para su recuperación.

Victoria de Suecia en 1996 (a la izquierda) y en 1997 (a la derecha). Foto: Getty Images

5. Jane Fonda
La ganadora de dos Oscar por Klute y El regreso fue una de las pioneras en desvelar que padecía desórdenes alimenticios, contra los que luchó durante décadas. En su caso, encontró la raíz del problema en su infancia: “Me criaron en los años 50. Mi padre (el legendario actor Henry Fonda), me enseñó que lo que importaba realmente era mi aspecto físico. Era un buen hombre y yo estaba loca por él, pero me trasmitía un mensaje que los padres no tienen que hacer llegar a los hijos: ‘A no ser que seas perfecta, no te van a querer”, manifestaba en una entrevista con Harper’s Bazaar en 2011. La protagonista de la serie Grace y Frankie (de Netflix), arrastró algunos de estos problemas durante años: “Sufrí bulimia cuando me encontraba en la década de los 40 y cuanto mayor te haces más complicado se pone. Cuesta mucho más recuperarse de un combate”. En su caso, lo superó hace ya treinta años: “Tenía una carrera, estaba ganando premios, apoyando a organizaciones benéficas, una familia… Tenía que tomar una decisión: vivir o morir”.

6. Alannis Morissette
El yoga y la meditación han sido claves para que la cantante canadiense recupere